Belgium rail y la venganza del salamium.

Hola a todos de nuevo y bienvenidos a una de las entradas más largas, pero también imprescindibles de este año.

Esta última semana fueron vacaciones y que íbamos a hacer nosotros… ¿estudiar? ¿quedarnos en Lille a ver la vida pasar? No, obvio que no, así que decidimos hacer un tour por Bélgica, recorrérnosla casi entera y al más modo perro flauta. Y vaya si nos lo tomamos en serio…

Pero antes de comenzar a contaros el tour, veo más procedente contaros que pasó el sábado anterior. Laura llevaba ya unas semanas hablando con una chica que quería practicar su español, además le contó que estaba en un grupo en el que hablaban de todo y hacían intercambios francés-español . Así que, quedó con ella y allí aparecí yo también… cual fue nuestra sorpresa cuando nos llevaron al sitio donde se reunían y que eran testigos de Jehová. La verdad es que eran muy simpáticas, así que hicimos el paripé una hora y al rato huimos, después de que se gastaran algo así como 5€ en cada una en invitarnos a un café. Quién sabe si volveremos en junio con faldas por debajo de la rodilla y llamando a puertas por Murcia y Granada…

Y ya sí que comienza el tour: el Belgiumrail, patrocinado por el salamium del Delhaize. Lo ideal sería leerlo con la banda sonora del viaje, que os dejo aquí abajo y espero que no me juzguéis:

Los yumas de nord pas de Calais

Tu coño mi droga, gran temazo

Recordando la huventud

DÍA 1: 26 DE OCTUBRE LILLE-GANTE

A las 7 de la mañana, tres intrépidos españoles esperaban en Gare Lile Europe a Gérard, un hombre con muchísima conversación –nótese la ironía– que nos llevaría a Gante. Una vez en Gante, como el que nos acogía –hicimos couchsurfing que no estamos para gastar– salía de trabajar a las 18, pues fuimos a la estación a dejar las cosas en la taquilla. Resulta que nuestro mejor amigo Gérard nos dejó en el centro –o zentrum, que ya somos medio flamencous-, así que llegamos atravesando la ciudad. El día en Gante fue bastante bien porque hacía buen tiempo y nos aclaramos bastante con el mapa y las indicaciones de los paisanos. Tras una parada en Primark, en la que me compré una bufanda de la que no me he separado estos últimos siete días y unas botas todo por 13€, y con la tristeza de Laura de no comprarse la bufanda, llegamos otra vez al zentrum. Nos dimos una vuelta por el casco histórico, muy bonito y de cuento pero con el aire de ser más una ciudad que Brujas; pasando por el ayuntamiento, un viejecito nos sorprendió hablando español y nos coló en el edificio porque somos VIPs. El hombre de 80 años sabía de todo, además de cinco idiomas, y nos explicó toda la sala de pedidas. La verdad que fue muy adorable hasta que nos pidió dinero para tomarse un café con su esposa, nos dejó un poco de piedra pero bueno, cosas raras que pasan. Almorzamos en la Grand Place y fuimos a ver el castillo; también cruzamos el puente de san Miguel  y fuimos al barrio medieval, donde nos hicimos mil fotos con hojas cual mongolos y Laura perdió su móvil, pero Manolo cual salvador lo encontró.

IMG-20151027-WA0029                                       IMG-20151027-WA0030

Después de ser los más turistas, fuimos a la casa del primer couch, aunque nos perdimos y cogimos el camino más largo posible… resulta que el alojamiento era un salón, algo bastante bueno porque esperábamos dormir en el suelo, y nos invitaron a cenar. Finalmente salimos a tomar una cerveza con el couch, un poco soso pero nos dejó su salón gratis así que bien; y vimos Gante por la noche, algo que merece muchísimo la pena porque la iluminación hace que sea precioso.

IMG-20151027-WA0020                                              IMG-20151027-WA0019

Después de este pataleo, cabe destacar que andamos 40 km, quiero mi compostelana ya.

DÍA 2: 27 DE OCTUBRE GANTE-AMBERES

Tras una maravillosa noche en el salón del couch sin nombre– en serio, nunca supimos su nombre-, en la que dormí con una planta en la cabeza y Laura hecha un ovillo muerta de frío en el sofá, emprendimos nuestra visita.

Madrugamos, y no porque nos quedaran por ver muchas cosas en Gante, no, no porque íbamos a ver “La adoración del cordero místico” no… si no porque sólo teníamos hasta las 10 para tomarnos esta magra de desayuno con vistas a Gante por 2€ en nuestro querido Hemas. Aquí, en este viaje si hay por algo por lo que hay que hacer sacrificios, es por la comida; y sobre todo por el salamium, pero el sujeto en cuestión aparecerá un poco más tarde.

IMG-20151027-WA0004                               IMG-20151027-WA0031

Seguimos con el turismo, con la visualización de más iglesias y poder mirar de reojo a nuestro amado cordero-que ver una pintura de una catedral ahora vale 7€ señores-, ir a un antiguo Monasterio en el que se respiraba muchísima paz, una visita a los alrededores de la Bibliothekum; y una pasada por el barrio de los estudiantes, que por cierto estaba muy bien y tenía dos bares latinos uno al lado del otro –muuuy tentador– . Y al final acabamos en nuestro querido “Albert jksyisduf” donde conocimos por primera vez a Salamium, y ya nada nunca nos separaró de él: el Salamium es algo así como un salchichón barato, que sabe a chorizo y que aunque te comas una loncha a las 8 de la mañana, cuando te acuestes esa noche seguirás con ese sabor en la boca. Ese día comimos en la Citadellum gantiense y ya fuimos a coger el tren que nos llevaba a Amberes.

Ya en Amberes, nos recogieron los couchs muy majos: Mark y Llano-no sé cómo se escribe pero digamos que es así-, compramos cerveza y fuimos a su casa. La verdad es que la casa era lo más ilustrativo de un caso de Diógenes agudo, dormíamos en la buhardilla rodeados de cosas como un cartel de Kebab, e ibas al baño y tenían un neumático ahí en medio; además eran alternativos, tenían toca discos y un montón de vinilos. Pero bueno, it’s free y eran muy majos, así que pasamos la noche bebiendo cervezas con ellos y luego hasta nos pusieron a tocar el piano haciendo una música súper psicodélica.

DÍA 3: 28 DE OCTUBRE AMBERES

Nos despertamos y fuimos a desayunar frente a la estación de tren, que es muy bonita y está en el top 10 de las más bonitas del mundo, y después dando un paseo por el zentrum fuimos a la casa de Rubens, que los últimos miércoles del mes es gratis. Después fuimos a ver una panorámica de Amberes, que aunque fue el único día que nos pilló nublado se veía bastante bien, salvo que había un cristal ahí en medio.

IMG-20151028-WA0022

En nuestro plan de comer frente al ayuntamiento pasamos por el barrio rojo, que es bastante grande para lo que es Amberes. Después de comer, visitamos el castillo y cruzamos un túnel subacuático donde vimos atardecer desde la otra parte del río.

IMG-20151028-WA0026                            IMG-20151028-WA0027

Pasamos por el Lidl a comprar cosas para hacer una cena española, en realidad sólo compramos patatas a tacos congeladas para hacer un intento de tortilla, y ratas… que luego nos durarían hasta Bruselas.Volvimos a casa a hacer una especie de tortilla, porque eso era imposible que no se pegara, para deleitar a los couchs. Por la noche, Manolo y yo salimos a descubrir la noche amberiana a una discoteca frente a la universidad. Allí, después de que un tío casi me potara el pie, había muchísimo ambiente con gente vestida de Halloween y todo, así que nos quedamos un rato bailando la gasolina.

IMG-20151028-WA0040

Yo feliz cuando casi me potan el pie :’)

DÍA 4: 29 DE OCTUBRE AMBERES-LOVAINA-BRUSELAS

Nos despertamos temprano y nos despedimos de nuestros grandes amigos, Llano llevaba la misma ropa con la que nos recogió y había dormido con ella en un saco de dormir –el edredón y las sábanas están sobrevaloradas-.

Compramos el trayecto Amberes-Bruselas porque somos así de chulos y nos marcamos un 2×1, aunque consensuamos una historia por si nos pillaban, al final no hizo falta porque somos los más mejores. En Lovaina dejamos las mochilas en las taquillas de la Bibliothekum, que es una pedazo de biblioteca en el centro en el que la gente iba a estudiar y también a visitarla, y que descubrimos de pura casualidad.

Nos regalaron un café en vasos con mensajes bonitos y estuvimos dando una vuelta por la ciudad, la verdad es que no tiene mucho por ver pero hay muchísimos estudiantes y muy buen rollo, y es muy encantadora; además tiene el bar más largo de Europa en una plaza en la que sólo hay bares y están todos los estudiantes ahí -lo que hay que hacer es ir un jueves, que a saber cómo se pone eso-.

SONY DSC

Nos pusimos marcha a Bruselas, donde llegamos a la estación central. Aunque deberíamos haber bajado en Bruselas zuid, que al final tuvimos que ir hasta allí andando para coger el tranvía y lo peor: PAGARLO, porque íbamos con todas las maletas y no podíamos hacer mucho más. Poco después llegamos a Ukkle, nuestro destino, que después de las casas en las que habíamos dormido, ésta era un lujo para nosotros.

Esa noche estuvimos bebiendo cerveza en casa y recreando el videoclip de “Tu coño es mi droga”, que no lo subimos para no hacernos virales de momento, pero pronto seremos hiper famosos seguro. Dormimos Laura, Manolo y yo cual novios en la cama de Titova –la rusa que nos alquiló su casa-.

IMG-20151030-WA0022

DÍA 5: 30 DE OTUBRE BRUSELAS

Nos despertamos temprano y fuimos andando a ver el Parlamento europeo, porque somos así de deportistas y no había combinaciones de tranvía buenas. Visitamos el hemiciclo y el Parlamentarium, no hay mucho más que hacer si no estás acreditado. La verdad que el museo es bastante interesante, pero también te quita mucho tiempo y si vas con el tiempo limitado no te da tiempo a verlo entero.

Nosotros disfrutando del momento rata en el Parlamento

Nosotros disfrutando del momento rata en el Parlamento

Después comimos en el parque donde está el arco del triunfo belga y fuimos a la Grand Place a por Marta, que llegaba de España. Dimos un paseo viendo lo más típico: las Galerías, el Manneken pis etc… y nos comimos un gofre buenísimo por 2,60 € de nutella con fresas viendo la Grand Place.

IMG-20151030-WA0017

Volvimos a casa para cenar y ya debatir si salíamos o no porque teníamos que ir a Bruselas zuid a recoger a Chiqui. Al final, fuimos a por Chiqui y decidimos volver a casa; Manolo fue en su búsqueda pero tardaron mucho tiempo en encontrarse… y aquí viene la súper historia: viendo pasar tranvías y que no llegaban, quedaban solamente dos para que se acabaran y tuviéramos que coger búho, bueno, pues justo cuando bajaban venía el “penúltimo” y Manolo se pensó que se habían equivocado y volvieron a subir… por lo que lo perdimos y nos tocó esperar 40 minutos, en los que el tranvía nunca llegó… es decir, de repente puso: “ fin de servicio” y ale, a buscar un bus. Para completar la noche, nos equivocamos de bus, pero menos mal que el conductor era moro-español , súper majo y nos ayudó a coger el que nos tocaba. Tras tres horas de infortunios de la vida, llegamos a casa.

DÍA 6: 31 DE OCTUBRE BRUSELAS

Nos despertamos algo tarde y fuimos a ver el Atomium, que aunque dicen que es un poco mierda está gracioso verlo y hacerse una foto xuliya a lo yo estuve allí.

xuliyos en el atomium

Xuliyos en el atomium

Después fuimos a comer: Laura, Chiqui y yo al Palacio de justicia, y así lo veíamos, y Marta y Manolo al “chino” barato. Vimos lo poco que queda abierto del Palacio de justicia y ya paseando: le grand et petit sablon y el palacio real, donde nos encontramos con el resto. Dimos otro paseo por el centro, entramos al Delirium pero no había sitio, así que volvimos a la Grand Place a por otro gofre… ¡qué delisia!

SONY DSC

Volvimos a casa para prepararnos para la noche de Halloween… una noche que no olvidaremos jamás. Manolo iba de eurodiputado zombie, Laura iba… con la cara pintada y yo de elefante que mató el rey. Bebimos en casa y cogimos el último tranvía para ir al “Spirito”, que era una discoteca dentro de una iglesia en la que era gratis entrar, aunque también pensamos en ir a “Fuse”. Bueno, pues la cola era enorme y no nos dejaron colarnos, y como teníamos unas ganas de fiesta que pa qué fuimos en búsqueda de sitios. Por cosas de la vida nos encontramos con una española, murciana, del Barrio del progreso – un barrio acogedor-, que hizo que confirmáramos que sí, que el mundo es un pañuelo. Finalmente, nos llevó al “Bloody Louise”, un lugar que no sé si tenías que meterte una raya o dos para pasar toda la noche ahí y no enterarte que era siempre la misma canción. Pese a la huida de la del Barrio del progreso, la noche fueron risicas y nos lo pasamos muy bien… además luego nos dormimos en un portal y en el metro, donde nos despertó la súper voz de una dominicana, hablando con el acento más dominicano que he escuchado en mi vida.

IMG-20151102-WA0011                  IMG-20151102-WA0019

DÍA 7: 1 DE NOVIEMBRE BRUSELAS-LILLE

Ahora sí, era el final del viaje, y después de despertarnos a medio día español, comer las reservas que nos quedaban y cual zombies –ahora sí que sí, sin ir disfrazados ni nada- recogimos la casa y dijimos adiós a este bonito tour.

Nos recogió el blablacar en una estación de metro perdida en Bruselas, a la que llegamos muy tarde pero el hombre era muy majo. Y volvimos en el coche con un perrillo súper tierno.

Y así es como ha terminado nuestra semana de vacaciones… seguro que hay muchas cosas que me dejo en el tintero, como muchas que me guardo para mí. Ha sido un viaje que no se me va a olvidar nunca y que recordaré siempre cuando mencione mi Erasmus, también porque he tenido unos compañeros de viaje estupendos y porque cada día eran más risicas que el anterior. Hemos aguantado los siete días andando una media de 25 kilómetros al día, saliendo, bebiendo, comiendo bocadillos de salamium, con un presupuesto de lo más ajustado– creo que nos habrá salido todo por unos 100€-, perdiéndonos, encontrándonos en el mapa, mandando el mapa a tomar por culo y un largo etcétera…IMG-20151031-WA0042

Y con este final de lo más melancólico y bloggero me despido; para los que estéis interesados en nuestros outfits del belgiumrail estoy pensando en abrir un blog con la colaboración de Laura, para mostraros cuáles son las prendas más chic para viajar, cómo nos hemos maquillado en este viaje y nuestros peinados con rulos… dejadnos en los comentarios que os parece ya que soy ya una gran blogger de prestigio international in the world.

SONY DSC

Un besazo y hasta la próxima.

Marini.